domingo, 20 de mayo de 2012

La narrativa mexicana del siglo XX

La literatura mexicana inicia el siglo XX en un momento histórico muy importante para el país; La revolución mexicana de 1910.

La vida política y social de México a finales del siglo XIX y XX estuvo marcada por la presencia de la dictadura del General Porfirio Díaz. Este periodo de casi treinta años de gobierno presenta dos caras: la industrialización  y modernización del país, el bienestar de la clase social alta; los latifundios o grandes extensiones territoriales en manos de una cuantas familias y la explotación excesiva de las clases menos privilegiadas. El porfiriato como se ha dado en llamar a este periodo histórico se caracterizó por la intolerancia a las movilizaciones sociales como las huelgas de trabajadores en Río Blanco, Veracruz o las exigencias de los mineros en las minas de Cananea.

No se puede entender la literatura mexicana de los primeros treinta años del siglo XX si no revisamos los acontecimientos sociales, políticos y económicos que se dieron en el porfiriato.

La novela de la Revolución mexicana es un conjunto de obras narrativas cuyo tema principal es el movimiento armado que le da nombre. Su inicio 20 de noviembre de 1910 marcó a muchos escritores cuya influencia Realista, Naturalista y costumbrista del siglo XIX los llevó a construir una narrativa única en América.

Mariano Azuela, doctor de profesión, será reconocido como el primer novelista de este periodo. Los de abajo, es una novela reveladora de la situación que vivían los campesinos en los latifundios porfiristas. Es el testimonio de un hombre que en contra de su voluntad se ve obligado a unirse a los rebeldes y convertirse en caudillo de revolucionario.

Pero la novela de la Revolución no habla de los grandes personajes: Madero, Zapata o Villa. Habla del pueblo mexicano que por diversas razones se entregó a la lucha y formó parte de la historia. Son´personajes anónimos, colectivos, cuyo rostro puede ser el de cualquier mexicano. Demetrio Macías, personaje principal de la novela de Azuela, nunca será nombrado en la historia oficial,pero si será emblemático de este conjunto de obras literarias.

Al triunfar el movimiento maderista, se cree que todo ha terminado, sin embargo el 22 de febrero de 1913, nuevamente el país se sacude con la noticia de la muerte del recién electo presidente de la república a manos de militares. Se inicia entonces la segunda etapa de la Revolución Mexicana. No será sino hasta 1917 cuando el país llegue a la paz.

Los escritores de la Revolución Mexicana: Mariano Azuela, Martín Luis Guzmán, Felipe Muñoz, entre otros, se encargarán de construir la verdadera historia. Una historia que el lector interesado deberá reconstruir, pues cada uno de ellos tiene una perspectiva diferente.

Conocer la obra narrativa de este periodo, nos llevará reconocer la historia contemporanea del país. No podemos explicar el México actual, si no tenemos consciencia de nuestro pasado cercano. La nvoela de la Revolución llevó el realismo a su máxima expresión para dar paso a nuevas corrientes literarias como: el Neorrealismo, la novela indigenistas, la novela urbana y muchas otras que se convirtieron en la consciencia del mexico contemporaneo.

Las siguientes diapositivas nos muestran la evolución de la narrativa mexicana durante los primeros cincuenta años del siglo XX. Revísemos su importancia, para reflexionar qué sucedio hace 100 años en un México que no se ha ido totalmente.

Si no puedes ver la presentación haz  click en el siguiente enlace:



1 comentario: